Zempoala es el más nuevo de los Pueblos Mágicos. Apenas recibió este nombramiento el 1 de diciembre de 2020.

Sin duda, el atractivo más renombrado de la zona es el Acueducto del Padre Tembleque del siglo XVI y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es el más largo y antiguo de la época del virreinato en la Nueva España. Sus arcos alcanzan casi los 40 metros de altura y tiene 48 kilómetros de longitud, mismos que se pueden recorrer por tramos, en bicicleta o a pie, mediante un paseo guiado. Ese monumento lo comparten Hidalgo y Estado de México. 

Visita antiguas haciendas pulqueras. Algunas funcionan como hotel, otras cuentan con jardines para eventos (especialmente bodas), también ofrecen degustaciones y recorridos para conocer las instalaciones y el proceso de elaboración del pulque. Un ejemplo de ello es la Hacienda Casa Grande, una construcción de 1860.

Algunas de las vías ferroviarias  de Zempoala son icónicas por su relación con la Revolución mexicana. 

También hay una zona arqueológica: un centro ceremonial llamado el Tecolote, al pie del cerro Xihuingo. Se cree que fue un lugar importante para la observación de astros.

Zempoala fue habitado por culturas precolombinas como los chichimecas y los toltecas. Su nombre en náhuatl significa “lugar de los veinte” o “lugar de mercado cada veinte días”.

Qué comer

Pruebas sus platillos con hongos, escamoles, gusanos de maguey, quelites, caracoles, gualumbos, entre muchos más. El ximbote es una preparación de penca de maguey rellena de nopales con pollo o cerdo; puedes agregarle gusanos de maguey. Todo esto, cocinado a la leña.

Y no te vayas sin probar los deliciosos mixiotes, el consomé y la barbacoa. Además del pulque, también se produce cerveza artesanal.

Leave a Reply