En 2015  Tecozautla adqiuirió el título de Pueblo Mágico. Se encuentra en una zona semidesértica con varias fallas geológicas y domos volcánicos por lo que es rica en aguas termales. Es por eso que aquí se concentra un buen número de balnearios como el Géiser, que también cuenta con un hotel.

Después de haber disfrutado de unos chapuzones y de un buen clima que te invita a refrescarte, tienes la opción de hacer un recorrido para descubrir pinturas rupestres y la zona arqueológica de Pañhú  (“camino caliente”, en náhuatl). Sus antiguos templos escalonados, ahora en ruinas, fueron dedicados al sol y a Tláloc.

Si crees que le hace falta un toque de emoción a tu escapada de fin de semana, hay touroperadores que organizan actividades un poco más extremas, como vuelos en parapente.

El pueblo está lleno de historia. Su reloj municipal, el Torreón de Tecozautla, es un gigante de 31 metros construido por mandato del expresidente Porfirio Diaz.

Qué comer

Sus famosas chalupas de pollo y papa son algunos de los platillos tradicionales que tienes que probar en Tecozautla. Los moles rojo y verde de gallina o guajolote te encantarán. Si te gustan los insectos, no dudarás en pedir escamoles, gusanos de maguey o de mezquite.

Leave a Reply